jueves, 28 de febrero de 2013

Albéniz: Suite Iberia - El Puerto



El niño prodigio del piano Isaac Albéniz no se contentó con hacer su primera aparición en público a los cuatro años. A los siete, viajó de Barcelona a París y aprobó los exámenes para incorporarse al Conservatorio, aunque finalmente su ingreso fue pospuesto debido a su extrema juventud. De regreso en Barcelona, continuó sus estudios de forma particular, al tiempo que realizaba exitosas giras por todo el norte de España.

La precaria situación económica de la familia que obedecía a razones políticas los obligó a mudarse a Madrid, donde el padre obtuvo la protección de un general, entonces en el poder. Allí el joven Isaac ingresó al Conservatorio pero al poco tiempo abandonó Madrid, y según cuenta la leyenda, el pequeño maestro comenzó entonces un periplo por varias ciudades españolas ofreciendo recitales. Su afán aventurero, siguiendo con el mito, lo llevó a embarcarse como polizón en Cádiz, con destino a Puerto Rico, adonde habría llegado a los doce años.

Isaac Albéniz (1860 - 1909)
alrededor de los 20 años
El "niño Albéniz"
Milagrosamente, un año después, es decir, cumplidos recién los trece, Isaac está de nuevo en Madrid, de vuelta de sus presentaciones en ciudades de Argentina, Uruguay, Brasil y Cuba. Pero por esa misma época, su padre había sido nombrado para ocupar un cargo en la administración aduanera de ultramar, lo que lo obligaba a viajar con mucha frecuencia a otros países, de modo que las giras del "niño Albéniz" −como se le conocía entonces− por toda América, incluyendo San Francisco y Nueva York, muy probablemente se acomodaron a las obligaciones que el puesto imponía a su padre.

Con todo, las presentaciones de Isaac eran premiadas con jubilosas aclamaciones aun cuando en muchas oportunidades debió hacerlo casi en carácter circense para atraer al público: un niño de trece años que toca, como Mozart, con el teclado cubierto por un paño. Todo ello no impidió, sin embargo, que acabara ofreciendo recitales memorables donde −acrobacias aparte− quedó de manifiesto que al piano estaba sentado un genio de la interpretación.

Suite Iberia - "El puerto"
Compuesta en los últimos años de vida del músico, entre 1905 y 1909, la suite Iberia, considerada por muchos como la obra maestra de la música española, está formada por doce piezas para piano integradas en cuatro cuadernos de tres piezas cada uno. "El puerto", una admirable composición escrita sobre un ritmo de zapateado, es la segunda pieza del primer cuaderno, y se supone hace referencia al puerto de Santa María, en Cádiz. La escuchamos en versión del pianista estadounidense Spencer Myer.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google con un cómodo clic

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.