martes, 6 de enero de 2015

Villa-Lobos: Cinco preludios para guitarra



Además de diestro guitarrista aficionado, el padre de Heitor Villa-Lobos era una persona de gran cultura e inteligencia poco común. Durante años se desempeñó como funcionario de la Biblioteca Nacional, en Rio de Janeiro, y al momento de su muerte en 1899 no dejó grandes posesiones, con excepción de una vasta y costosa biblioteca que su hijo Heitor se verá forzado a vender para alimentar a la familia huérfana de padre, cuando el futuro compositor sólo tenga doce años.

Heitor Villa-Lobos (1887 - 1959)
A comienzos del siglo XX, Rio de Janeiro estaba muy lejos de ser la metrópolis que conocemos hoy. Pero la música inundaba sus calles hasta de día claro. Y en las noches, luego de haber participado en alguna fiesta, o baile, boda o carnaval, grupos de músicos jóvenes recorrían las calles haciendo música, dándose un respiro para ingresar a un bar aquí y luego a otro, para que el ánimo no decayera.
Heitor Villa-Lobos formó parte de estas bandas de jóvenes músicos y la calle fue donde hizo sus primeras armas con la guitarra, amén de numerosas amistades bohemias, porque cualquier volumen de la biblioteca del padre alcanzaba, también, para varias copas.

Renuente a recibir educación musical formal, entre los 18 y los 25 años Villa-Lobos realizó extensos viajes por todo Brasil, recopilando temas y conociendo los principales estilos característicos de la música autóctona. Para 1923 ya era un compositor de renombre en su patria, y el Estado brasileño accedió a becarlo con un viaje a Europa a fin de que conociera otros mundos y otra música. Vivirá en París hasta 1930, recibiendo el reconocimiento y la admiración de las celebridades musicales de la época, entre ellas, el célebre guitarrista español Andrés Segovia, a quien dedicó gran parte de su obra para guitarra.

Cinco Preludios para guitarra
Al parecer, originalmente eran seis y uno se habría perdido o nunca se publicó. Compuestos en 1940 a solicitud de Segovia, están dedicados a Mindinha, su mujer, Arminda Villa-Lobos. Constituyen una clara muestra de la fusión de estilos que caracteriza la obra para guitarra de Villa-Lobos: música popular brasileña y tradición europea clásica.

Sus partes, o movimientos, a los que Villa-Lobos agregó un subtítulo, son:
00       Preludio N° 1 en Mi menor - "Melodía lírica"
04:20  Preludio N° 2 en Mi mayor - "Melodía capadocia"
07:02  Preludio N° 3 en La mayor - "Bachiana"
12:40  Preludio N° 4 en Mi menor - "Homenaje a los indios"
16:02  Preludio N° 5 en Re mayor- "Vals lento"

La versión (solo audio) es del maestro cubano Manuel Barrueco.


Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.